Hacia la Casa Blanca

Pasaporte, a punto.

Dólares, a punto.

Lista de cosas, a punto. La maleta, por hacer.

¿Libros? The Audacity of Hope, Leviatán de Auster, alguno de los libros para la memoria y un cómic que hoy me han hecho llegar (recibido! Eagle la forja de un Presidente) tendrán su lugar en la maleta.

El viaje a Washington se acerca y les informaré puntualmente. De hecho, la acumulación de trabajo antes de partir a la cita con la historia hacen que estos días los posts hayan sido más bien escasos. Esto cambiará una vez estemos asentados en la capital de los Estados Unidos.

Los 16 de Washington estamos preparados. Tenemos blog y grupo de Facebook. Tenemos las chapas preparadas, visitas concertadas y las maletas cargadas de ilusión. Porque viviremos un momento histórico.

Y mientras Obama paraliza la televisión americana con un largo anuncio de 30 minutos, las hamburguesas McCain y Obama se venden en los mercados. Y el humor da en el clavo en este vídeo:


Obama Undertakes Presidential Internship To Ease Concerns About His Lack Of Experience

No haremos gestiones para que Zapatero esté presente en la cumbre. Lo prometemos.

Tampoco haremos campaña, como observadores internacionales no haremos decantar la balanza en una circunscripción donde, por otra parte, siempre ganan-y de calle-los demócratas.

Se huele. Esto ya está aquí …

En menos de 35 horas empieza el viaje.

La lucha por el último de los votos

Hoy publico en La Vanguardia online:

La lucha por el último de los votos
La semana que viene a estas alturas, sabremos ya quién será el 44º Presidente de los Estados Unidos. Se habrá decidido, pues el inquilino del Despacho Oval. El centro de poder más importante del mundo tendrá un nuevo huésped y se encontrará encima de la histórica mesa Resolute (que por cierto, está en pie en el despacho desde 1880 y está hecha con la madera de un navío británico) una difícil crisis financiera y económica a resolver.

Esto se dará con permiso de las máquinas emisoras de voto, los problemas legales y el sentido del voto en algunos estados clave, como Florida, Ohio y Pensilvania. Y será con su permiso porque ya tenemos experiencia de ver como las elecciones presidenciales han tenido como resultado un limbo político que mantuvo el mundo sumido en la más absoluta incertidumbre. ¿Recuerdan el otoño del año 2000? ¿Les suena de algo las papeletas mariposa, los escrutadores dejándose las dioptrías y una presidencia ganada en los tribunales?

Las elecciones dependerán de estos estados clave. Estados que tienen un número importante de votos en el Colegio Electoral y que el sistema mayoritario del país del Tío Sam hace que se pelee por cada voto. Existen dos fases de lucha por el voto: antes y después del escrutinio.

La primera fase la estamos viendo a estas alturas con una lucha acérrima entre la maquinaria de los dos partidos. Cada voto cuenta. Hay que perseguir cada voto. Esta es la consigna. Esto ha llevado a los candidatos a diseñar un fin de campaña muy parecido, concentrado en las mismas zonas y apelando al mismo tipo de votantes. Por ejemplo, en Ohio (estado que dio la victoria a Bush en 2004) la llave del despacho la tendrán los llamados joe sixpack, los hombres de clase media industrial, blancos, la mayoría sin estudios secundarios y que reciben este apelativo por su afición a los paquetes de seis latas de cerveza barata. No es un votante esencialmente demócrata, pero ante las dificultades económicas existe una gran posibilidad que el voto pueda decantarse hacia el senador de Illinois. Precisamente en este tipo de votantes es donde deberemos calibrar muy bien el impacto de la cuestión racial.

En todo caso, la dirección del mensaje de los dos candidatos está clara: a los indecisos. De ellos va a depender el resultado de las elecciones en los estados a los que nos referimos. Las bases ya están convencidas, ahora deben mantener la tensión y asegurarse de que los que les deben votar lo hagan. ¿Les suena esto a aquello que dijo el presidente Zapatero sobre la conveniencia de la tensión para asegurar una elevada participación? Resumiendo, lanzar mensajes a los que no saben qué votar pero que irán a votar, y asegurar que los que saben qué votar, lo hagan.

La segunda fase la veremos a partir de la noche del día 4, cuando legiones de abogados estarán dispuestos a reclamar cada uno de los votos para uno de los dos candidatos. Y es que una presidencia puede depender de un buen puñado de votos. Pero también puede depender de la reacción de los candidatos ante una situación de incertidumbre como la del año 2000. En ese sentido, si llegamos a tal extremo, otra variable que entrará en juego será el tono de los discursos de uno y otro candidato. Si parece que tiramos la toalla, quizá ya la habremos tirado antes de tiempo. Sin olvidar el papel de los medios: hace ocho años la cadena Fox News influyó decididamente en muchos americanos al otorgar la victoria electoral a Bush y no a Gore; aunque en pleno año 2008 donde deberemos concentrar la atención será en Internet, en lo que diga la blogosfera. Un terreno que, por cierto, Obama ha abonado mucho mejor que McCain; anticipándose estratégicamente a un medio que ha sido clave en esta campaña y donde el demócrata se ha manejado como pez en el agua.

La cuenta atrás está en marcha, y el consumo de los días y las horas se siente con más violencia que nunca. El peso de la historia se acerca con apresurado paso hacia los dos candidatos. Y esa sensación de ser testigos de un momento histórico se extiende por muchas partes del globo. No se pierdan la noche electoral del próximo martes, aunque lleguen con ojeras a sus puestos de trabajo el próximo miércoles. No se pierdan un momento como este… siempre y cuando no se tarde más de un mes en llamar alguno de estos estados para uno de los dos candidatos.

Lecciones del A8

La declaración institucional que el Presidente Benach dirigió ayer a los catalanes puso punto y final (al menos esa era la intención) en la polémica que empezó a dejarnos minutos de radio y ríos de tinta durante este fin de semana.

Se ha escrito ya mucho sobre el tema, pero para los que no estén al corriente haremos un pequeño resumen: ABC publicó la semana pasada una noticia donde se hacía constar que la renovación de la flota de coches oficiales del Parlamento de Cataluña incluía algunas mejoras en el coche del presidente de la cámara, básicamente la instalación de una mesa, un soporte para descansar los pies y una televisión. En total, un gasto adicional de casi 9.000 euros. Que si dividimos entre los contribuyentes catalanes no llegan a representar un céntimo por persona.

Pero en tiempos de crisis, la opinión publicada, y a su vez la pública, se han apresurado a indicar que este es un gasto superfluo y una falta de respeto a los ciudadanos y ciudadanas que están notando el peso de la crisis.

La importancia de este momento político que hemos vivido estos días la encontramos en las lecciones que podemos extraer aunque, permitidme que sea directo: es una polémica interesada. Y podemos establecer lecciones, pero el origen propio de la crisis está viciado.

Lección 1: no dejar nada por sabido o contado.
No todo el mundo sigue la actualidad política 24/7. No todo el mundo sabe que el Presidente del Parlamento viene cada día desde las tierras de Tarragona a Barcelona para trabajar. No todos sabemos que la renovación del parque móvil no se va aprobar en tiempos de crisis. Por tanto, hay que anticiparse a las preocupaciones básicas del ciudadano medio.

Las personas que seguimos con más interés la actualidad política sabemos cómo se trabaja en el Parlamento. Sabemos cómo trabaja un representante público. Y si encima somos politólogos, podemos llegar a entender el poder de la legitimidad democrática y el papel institucional de las personalidades políticas.

Pero el ciudadano no. Y hay que explicarlo.

Lección 2: no obviar las fuentes.
Si con un contexto mediático adverso una parte de los medios no son responsables en su ejercicio de la actividad periodística, habrá que salir antes al atril. Como ayer explicaba el Presidente, con las medidas presupuestarias emprendidas este año se han ahorrado 5 millones de euros. La pregunta es, ante 5 millones de euros ahorrados -que son los que realmente sirven para hacer escuelas, 9.000 euros no son irrisorios?

Lección 3: creer que quién ha pecado no tirará la piedra.
El coche del Presidente de la Generalitat tiene televisión. Según algunos medios, Pujol ya tenía. CiU se hizo construir un ático en la sede de un Departamento, el gobierno balear en tiempos de Jaume Matas pagó a prostitutas en un viaje oficial … que se le instale una herramienta de trabajo en un coche oficial-que no es de uso personal-quizás tendrá más beneficios para la población que pagar por sexo y alcohol en Rusia.

Y los ataques de los diferentes partidos,  ha sido bastante rotundo. Aunque Montserrat Nebrera ha dicho su acusando a miembros de su partido ser fariseus al denunciar la censura a Benach cuando, según la diputada, hay miembros del PPC que usan dinero del partido.

Lección 4: no poner más leña en el fuego de la desafección.
Por lo que hemos visto, el ciudadano normal y corriente no puede sentir nada más que desafección. Mientras él o ella tiene dificultades para llegar a final de mes, sufre unos transportes públicos deficientes o colas en la sanidad pública, aparecen noticias como esta que, con un enfoque bastante sensacionalista, no hacen más que llenar las filas de los desafectos.

Aunque la respuesta del Presidente fue más que digna y correcta, muchos ciudadanos no lo habrán visto así. De hecho, muchos ni se habrán enterado.

Habrá que ir con mucho cuidado la hora de hacer cualquier gasto público: el acceso a más información y de forma más rápida está acentuando la accountability de los servidores públicos. Esto es, ciertamente, una muy buena noticia para la salud de nuestra democracia. Pero para que así lo sea será necesario que nuestros políticos mejoren todo lo que puedan en su comunicación. Pero también que aquellos que han de señalar los excesos lo hagan con responsabilidad. Porque supongo que si 9.000 euros pueden generar esta tensión, el aumento del presupuesto de la Casa Real también debería generar el mismo estado, ¿no?

En todo caso, les recomiendo que lean las fuentes originales de cada historia. Benach ya explicaba algunas cosas que ayer hizo de forma oficial a su bloque la semana pasada. Porque si podemos extraer una lección sobre todas es el ejemplo de transparencia del Presidente en esta crisis. Supongo que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo con el gasto del coche oficial, pero no se puede negar que el Presidente ha dado la cara. Cosa que muchos representantes públicos no suelen hacer, y cuando pasa, tal vez sería hora de  hacer un reconocimiento de ello. Que de vez en cuando, va bien. Y más cuando es objeto de una violencia verbal sin precedentes, falseando su biografía y sin tener en cuenta su contribución al país en tanto que Presidente del Parlamento.

Beers&Politics

El viernes tuvo lugar la segunda desvirtualitzación de la red en forma de Beers & Politics. Iba a decir de la red barcelonesa, pero la diversidad de origen de las personas que éramos lo desaconseja. Una manera muy positiva y estimulante de terminar la semana: rodeado de muchos compañeros y compañeras de la red con los que normalmente cruzamos posts, comentarios y lecturas.

En la segunda edición de este encuentro contamos con la asistencia de Antoni Gutiérrez-Rubí, con quien pudimos comentar diferentes aspectos de la campaña electoral norteamericana y preguntar a todos sobre si el presidente Zapatero acabará asistiendo o no a la cumbre de Washington para, dicen, refundar el capitalismo.

Además, pudimos contar con la asistencia de dos diputados: Carles Campuzano (CiU) y Lourdes Muñoz (PSC). Pusimos sobre la mesa la posibilidad de celebrar un acto en diciembre donde veremos todo lo que podemos aprender de la campaña de Obama con unas 30 presentaciones de 5 minutos. Seguiremos informando.

Carlos Gómez (que ha estrenado blog desde el primer B & P), Guillem López-Bonafont, Rubèn Novoa, Xavier Peytibi, además de algunas personas del mundo off-line, como Marta Albes; fueron los compañeros de tertulia que pudo contar con la siempre completa visión de Antoni.

Y en el tercero … ¿conseguiremos llevar etiquetas con los nombres de nuestros blogs y los nuestros propios?

¡Una buena velada!

Luis Arroyo nos habla de comunicación de crisis

Esta década que estamos en camino de cerrar será recordada por su convulsión política, por la importancia de los cambios que se han llevado a cabo y por una confrontación partidística y social que nos ha llevado a extremos que hacía décadas no se vivían en la piel de toro.

La década en que la política (y sobre todo su comunicación) cambió en España se inició con una mayoría absoluta de un gobierno conservador y, si hacemos caso a lo que establecen las leyes, acabará con una mayoría simple socialista.

La mayoría popular llegó después de gestionar bien una crisis económica (no digo si las políticas liberales y privatitzadores empresas fueron un acierto o no, me refiero a cómo gestionar comunicativamente una crisis económica para levantar el ánimo del país con el “España va bien” ), Y se marchó tras gestionar de forma pésima el mayor atentado terrorista de la historia de España. La derrota dejó paso a un gobierno socialista que tuvo que hacer frente a infinidad de crisis comunicativas en poco tiempo, desde incendios a nevadas, pasando por trenes que no avanzan y llegando a una crisis económica de orden mundial que se apresuraron a negar.

Una de las personas que más puede hablar de esta evolución, de este paso, es Luis Arroyo. Él es, de hecho, uno de los actores protagonistas de esta época en tanto que ha ocupado diversos cargos: desde el gabinete de la Secretaría de Estado de Comunicación a dirigir los gabinetes de Carme Chacón como ministra de Vivienda o de la vicepresidenta De la Vega.

Hoy, el autor del famoso libro “Los 100 errores de comunicación de las organizaciones” ha sido en Barcelona y ha dirigido una conferencia sobre comunicación de crisis en medio del Eixample, en el ESIC. A partir de los 7 síndromes que se dan en la comunicación de una crisis, Arroyo ha dibujado los principales escenarios a tener en cuenta cuando nuestra empresa, partido, institución o candidato se enfrenta a una crisis. Que, recordemos, pueden estallar en cualquier momento. Me quedo especialmente con el síndrome del ingeniero: recuerdan lo los hilos de plastilina del Prestige? Sí, lo que dijo Mariano Rajoy cuando estaba al frente de la crisis. Bueno, realmente él leyó lo que le dijeron los expertos, pero siempre hay que buscar la emoción de lo que se dice y no limitarse a leer cosas como ésta, que en un contexto determinado tienen sentido pero no ante la opinión pública.

Cosas como estas nos han servido para reflexionar esta tarde. De hecho en este blog hemos reflexionado sobre la comunicación de crisis en muchas ocasiones y de hecho, si añadimos las limitadas habilidades comunicativas de muchos líderes políticos y empresariales, el resultado puede ser negativo. La reflexión sobre esta área de la comunicación siempre es bienvenida.

Claro que de la charla de hoy me he quedado con las ganas de hablar de muchas cosas: sobre todo de la última crisis-tensión-tema del gobierno; ¿asistirá Zapatero a la famosa cumbre para reformular el capitalismo?

Hablaremos otro día …

B&B: Bradley & Barack

Se habla mucho estos días del efecto Bradley. No, no es el título de una película de Jim Carrey, ni un best seller de management a la venta en los grandes almacenes culturales. El efecto Bradley es uno de esos efectos que se toman de casos concretos y que nos sirven para explicar qué ocurre en la contienda electoral y porqué, en definitiva, aspectos del comportamiento electoral.

El efecto Bradley ha cobrado especial importancia en las últimas semanas, a medida que las encuestas han ido mostrando una distancia cada vez mayor de Barack Obama. Tom Bradley fue alcalde de Los Angeles, y en 1982 optó a gobernador del estado que hoy preside Arnold Schwarzzeneger. Bradley fue por delante en las encuestas durante la campaña, pero el día de las elecciones no ganó porque muchos electores votaron en contra de lo que habían dicho en las encuestas, poniendo de relieve la cuestión racial en la decisión del voto.

¿Puede el efecto Bradley darse en estas elecciones? ¿Obama podría perder las elecciones porque las encuestas no reflejen este engaño al encuestador? Esto sólo lo sabremos el próximo 4 de noviembre, y será especialmente importante observarlo en los dos estados clave de estas elecciones: Ohio y Florida.

Algunos estudios señalan que la importancia del efecto Bradley ha venido a menos en los últimos años, disminuyendo así el factor racial en la decisión. En todo caso, Obama no da el perfil de típico candidato afroamericano. Es decir, a diferencia del último tramo de la campaña de Hillary -en la que busco poner sobre la mesa la carta de su condición de mujer-, Obama no ha jugado la carta racial de manera directa.

Aunque muchos apoyos del senador han ido precisamente a apuntalar este área. No es casual que Oprah Winfrey sea su gran apoyo mediático. O que Collin Powell haya sido hasta la fecha el apoyo que más daño ha hecho a la candidatura republicana. Aunque a Pau no le falta razón cuando afirma que no sabe si el lector medio americano acogerá con buenos ojos el endorsement del ex-secretario de Estado.

Lo que quizás parece más observable es el efecto bola de nieve: sólo así (además del enorme gasto en publicidad electoral) puede explicarse el contínuo aumento de Obama en las intenciones de voto directas qe hemos podido ver estas ultimas semanas. Este efecto, también conocido como el del caballo ganador, supone un aumento en la intención de voto del candidato mejor situado. Algo así como responder que se votará al candidato de moda.

Así que el juego aún está abierto. Pese a los endorsements del Washington Post, Los Angeles Times o el Chicago Tribune, aún quedan demasiados flecos pendientes de resolver. Y la cuestión real será ver si Obama crea su propio efecto o si acaba siendo prisionero de la rica y abundante historia electoral y demoscopica de los Estados Unidos.

¿Prevaldrán los prejuicios raciales en esta carrera presidencial?

Revista de prensa (19/10)

Entre mariposas, mosca, abejas, dolor de garganta y el espectáculo del Pirineo ante mis ojos, os recomiendo algunos artículos de la prensa de este domingo:

Soledad Gallego-Díaz nos relata que el continente más machista tiene dos presidentas y podría tener tres si Lula decide optar por Rousseff como sustituta a la presidencia del Brasil. Hoy, en El País.

ABC nos hablra de la imitadora más famosa de la candidata a vicepresidenta del partido Republicano, Sarah Palin, la humorista Tina Fey, que ha hecho del Saturday Night Show uno de los puntales de esta campaña con unas imitaciones perfectas de la governadora de Alaska.

En el Washington Post encontramos un artículo reflexionando sobre la difícil transición que tendrá cualquiera de los dos candidatos.

Si abuchean, al vestidor

¿Está pasado de moda el patriotismo? ¿Están pasadas de moda las banderas y las naciones? A juzgar por los acontecimientos de esta semana nada nos hace pensar lo contrario. El asunto del “coñazo” del desfile del 12 de octubre inició la semana que ha tenido un punto culminante en Francia: la selección nacional no jugará más partidos dónde la Marsellesa sea pitada.

Pero, ¿qué vigencia tienen los símbolos nacionales en un mundo cada vez más conectado, en un mundo en red, dónde quizás compartimos más con una persona que vive en Melbourne que con la mayoría de nacionales? Pues tiene. Y mucha. Hay proyectos políticos que se basan estrictamente en la visión de un país, de una nación, de un territorio. Hay otros proyectos que nos construyen alrededor de la negación de otros proyectos. El estado del patriotismo y la nación están todavía en el orden del día. De hecho, es consecuencia de la propia globalización: en un contexto tan grande, hace falta reclamar de dónde somos.

¿Y como se manifiesta este nacionalismo? En los símbolos, que parecen haber cobrado más protagonismo que nunca en la vida pública. Los himnos tienen por objetivo emocionar sentimientos lo suficiente importantes y solemnes como la propia idea de nación. Si vas a YouTube y escuchas unos cuántos himnos seguidos, aunque no entendáis la letra o no sea vuestro, podréis sentir la emoción. Los sueños, los proyectos futuros, los episodios épicos de la historia a los que hacen referencia, era precisamente lo que le faltaba al himno español. Y de este modo, tuvimos un episodio lo suficientemente curioso en casa, tal y como ya preveía Antoni antes de que estallara.

Pero este no ha sido el único episodio con el himno español como protagonista. El uso de este al finalizar las manifestaciones que el PP apoyaba durante la última legislatura, fue una fuente de polémica. Los Segadors tampoco se han librado de polémica a lo largo de los años, y en 30 años de democracia hemos visto como las comunidades autónomas se han ido haciendo acopio de sus cantos. Y banderas.

Banderas que, algunas más que otras, han disfrutado de protección legal para evitar los ultrajes a la misma. Aunque en otros países algunos crean que quemar una bandera es un derecho, en España hemos visto como en los últimos años ha habido sentencias por la quema de banderas y ultrajes  a estos símbolos. Claro que también asistimos al resurgimiento del orgullo por enseñar la enseña nacional tras el triunfo en la Eurocopa. E incluso, los partidos políticos se han buscado las cosquillas alrededor de si la bandera española ondea o no a los ayuntamientos. Y también hemos visto como la campaña para hacer lucir las estladas a las casas consistoriales el pasado 11 de septiembre, tuvo su tensión política.

Y podríamos seguir. Porque la reacción del gobierno de Sarkozy a los acontecimientos del último partido en Túnez nos demuestran que no andamos hacia una gran identidad nacional europea, aunque a nivel financiero se busquen respuestas conjuntas, sino que la reclamación de los ejes básicos de identidad está más vigente que nunca.

¿Qué ha querido comunicar Sarkozy con esta reacción?

La idea de Francia no está pasada de moda.
Francia, pese a la modernidad y la evolución, no reniega de sus símbolos.
Volver a poner la idea de la nación al centro del debate político.
Y no lo olvidemos, que los episodios anteriores hayan pasado con otros países del Magreb es un toque de atención a todos aquellos franceses que tienen su origen allá: sois franceses y la Marsellesa es vuestro himno.

Porque en el fondo, la vigencia de estos debates esta íntimamente relacionada con la pervivencia de la nación, o el qué es más importante, la defensa de un statu quo cada vez más amenazado por la integración del mundo.

Pobreza zero

Se nos escapa algo muy importante tras los grandes titulares que estas semanas llenan la prensa escrita y la digital.

Se nos escapa algo muy importante cada vez que vemos como la bolsa parece una montaña rusa.

Se nos escapa algo muy importante cada vez que nuestros gobernantes nos dan titulares, un nuevo banco se declara en quiebra, bajan los tipos de interés o la economía afecta a la carrera a la Casa Blanca.

Sí, se nos escapa algo muy importante. Detrás de todo esto hay personas. Personas que están viendo como la crisis financiera está afectando a sus vidas. Personas que han visto cómo en los últimos meses sus situaciones económicas han empeorado, no pueden hacer frente a sus gastos corrientes, no pueden hacer frente al pago de sus hipotecas, a las cosas más básicas.

Detrás de esta crisis se esconde el fantasma de un repunte de la pobreza. Y los efectos se empiezan a notar: en Barcelona se ha disparado la asistencia a los comedores de beneficiencia, a modo de ejemplo. También en Barcelona el Ayuntamiento destinará más fondos a luchar contra la pobreza en 2009, porque se prevé un aumento de ésta.

Pero más allá de nuestra realidad cotidiana la situación también empeora. En todo el mundo se hacen notar los efectos de esta crisis . Especialmente en países del tercer mundo donde sus economías son especialmente dependientes. Se hace notar por la retracción del turismo, por el aumento de los precios de las materias primas … por la especulación de un sistema en quiebra. Reacciones a la borrachera neoliberal. Y ahora toca la resaca.

Pero en realidad estamos asistiendo al pago por parte de muchos del fiestón de unos pocos.

Que no se nos escape detrás de cada eslogan, detrás de cada ocasión para arañar votos, detrás de cada estudio de opinión, detrás de cada dato macroeconómico preocupante, hay millones de familias que lo pasan mal.

Humanizar el discurso y poner todo lo que esté a nuestro alcance para solucionar esto es la mejor estrategia. Y cumplir esto, la mejor estrategia de comunicación.

No lo perdamos de vista, menos en un día como el de hoy en que toda la blogosfera se pone en marcha para conversar sobre este tema. Todos unidos, todos a una. Y tú, ¿ya participas en este blog action day contra la pobreza?